Cuba
Edgar London
 
Edgar London
Reconocimientos
Mi desván
Con Voz Propia
Tamba Bay Cuba
Pero insisten en saber a quién le voy
Otros sitios
Cubaliteraria
Isliada
Lecturalia
Otrolunes
REMES
Vercuba
 




Si Vargas Llosa fuera cubano...
10 minutos - 7 de enero de 2014

Mario Vargas Llosa
Vargas Llosa criollo
Reconocimientos al por mayor

Más de Arte y Literatura
Kazuo Ishiguro, un Nobel bicultural
El Quijote, ese popular desconocido
Literatura en do re mi fa sol
José García Rodríguez y tres hermanas sin fronteras
El lado oscuro de la razón

No hay duda alguna. Si Mario Vargas Llosa fuera cubano, entonces estaría bastante preocupado con la serie de premios y homenajes que le han estado prodigando (y aún tiene en planes por recibir) durante estos días. ¿La razón? Creo que cualquier cubano se la imagina. Por alguna macabra razón, acaso para cumplir con responsabilidades pretéritas que no hallaron su espacio en el debido momento, cada vez que un artista del patio está próximo al final de sus días, las autoridades y organizaciones pertinentes lo cubren de lauros.

Es un fenómeno bastante curioso (y macabro, insisto) que, tal vez, aparece revestido de buenas intenciones, pero que, también sospecho, la oficialidad cultural asume desde una perspectiva mucho más pragmática. Acaso hacer explícita, en el minuto postrero, la buena voluntad que muchas veces faltó durante la trayectoria del artista. Algo así como la última cena con que complacen al condenado a muerte, antes de pasar al patíbulo. Y, claro está, avalado por un axioma más que procedente: no hay muertos malos.

Esta práctica inquieta mucho más cuando se forma parte, así sea secundaria, de la misma. Evidentemente, el protagonista no puede narrar después sus experiencias. En mi caso me tocó con el narratólogo Salvador Redonet, a quien hube de acompañar en sus días finales, a veces por voluntad, otras por accidente, y confieso que incluso consideré tozudez su negativa rotunda a participar en las actividades que en su nombre organizaron. Definitivamente, el bueno del negro no era amante de esos espectáculos montados, pero, al término de su jornada personal, más que desapego, parecía terror la causa de sus continuos rechazos. Quiero pensar que su singular perspicacia lo alertaba de la trampa que acechaba tras los brindis y la ceremonia, como si la muerte fuese a apurar sus designios si él aceptaba participar en tales aquelarres.

Esperemos que este ajiaco ceremonial pre deceso sea privativo de la mayor de las Antillas y no una costumbre arraigada al sur del Río Bravo porque, en ese caso, a Mario Vargas Llosa no le debe dar mucha gracia que lo inviten a la ampliación de la biblioteca regional que lleva su nombre en la ciudad de Arequipa, donde nació hace 77 años. El corte de listón de la remodelación está previsto para el 14 de abril y el Premio Nobel deberá estar presente.

Además, hace un mes, el jurado del Premio Iberoamericano Libertad Cortes de Cádiz decidió, por unanimidad, concederle el galardón de la edición de 2013 dada “su acendrada defensa de la libertad tanto en la prensa como en la política y su afán por mantener, a través de la literatura, la perfección de la lengua castellana”.

En fin, que mientras le llueven sanas sorpresas, sería excelente que el peruano las disfrute al máximo hasta que, más temprano que tarde, la chica de la guadaña le entregue su regalo final.


Escriba aquí sus comentarios...
Por favor, llenar ambos campos.
   
Nombre:
Comentario::


Recomendado Recomendados
Sin excusas: ¿se hace o no se hace?
Fidel Castro: el fin de una era
Efecto post: tribulaciones de un cubano común
No hay pronóstico que valga
 
 

Inicio Libros Antologías Publicaciones Reconocimientos Mi desván Con voz propia
 
ARRIBA