Cuba
Edgar London
 
Edgar London
Reconocimientos
Mi desván
Con Voz Propia
Tamba Bay Cuba
Pero insisten en saber a quién le voy
Otros sitios
Cubaliteraria
Isliada
Lecturalia
Otrolunes
REMES
Vercuba
 




Apagón analógico, alumbrón tecnológico
10 minutos - 6 de junio de 2013

Era digital
Adiós a las transmisiones analógicas
Bienvenida la era digital

Otros textos de interés
Las paradojas del iceberg
En busca del derecho perdido
Periodismo VS Literatura
En Cuba como en Gillette
Ciberliteratura al acecho

Es inevitable. Así como le dijimos adiós a los VHS, a los casetes de música, a la televisión en blanco y negro, a los patines no lineales, a los disquetes de computación y otro sinfín de artefactos que hoy sólo aparecen en contadas ocasiones ―muchas veces como símbolo nostálgico de una era que ya pasó―, también echaremos tierra, más temprano que tarde, sobre las transmisiones analógicas.

Apenas el 28 de mayo, Tijuana había inscrito su nombre en la historia no sólo de México, sino de Latinoamérica, al ser la primera ciudad al sur del Río Bravo en contar con televisión digital terrestre. Sin embargo, no habían transcurrido siquiera veinticuatro horas cuando el alcalde Carlos Bustamante anunció que demandaría una prórroga a las autoridades federales para evitar mayor afectación a los habitantes de la ciudad que no recibieron el equipamiento para el procesamiento de las señales digitales.

Después se comprendió que la verdadera razón se debía a la existencia de las jornadas electorales y la necesidad de que toda la ciudad pudiera estudiar las propuestas de los candidatos. La causa es aceptable, al margen de que muchos le imputen a estos comicios las mismas necedades y mentiras que los anteriores y los anteriores y... en fin. No es menos cierto que todo ciudadano está en su cabal derecho de conocer un poco mejor a su próximo edil y contar de antemano con las bases más fuertes posibles para salir a votar.

Sólo esperemos que esta pausa no termine por echar abajo el apagón analógico de Tijuana, la cual, acorde al programa presentado por Cofetel, debe ser secundada por las urbes de Mexicali, Ciudad Juárez, Nuevo Laredo, Reynosa, Matamoros y Monterrey.

Las ventajas del apagón analógico son cuantiosas. Casi todas en el ambiente tecnológico, al poder presentar más de un programa por canal, mejorar la calidad de la imagen, ahorrar energía y un consecuente etcétera que se ve afectado por las quejas de los usuarios que no poseen el procesador para la nueva señal digital.

El problema, como es de esperar, no subyace entonces en el uso de nuevas tecnologías, sino en la imposibilidad de alcanzarlas para todos. Muchos gobiernos se han comprometido en apoyar este proyecto donando parte del equipamiento imprescindible, pero resulta una utopía imaginar que puedan abarcar los millones y millones de televisores que existen en México.

Definitivamente el método impositivo no funciona por estas latitudes, pero es innegable que el apagón se hará, ya sea en 2015 ―a partir de un acuerdo alcanzado en el sexenio de Felipe Calderón― o en 2021, según se había acordado antes. Podemos protestar, arrancarnos las vestimentas y tirarnos de los cabellos... nada cambiará. Ya sea por decisión gubernamental o por estrategias empresariales, las transmisiones analógicas desaparecerán. No queda otra alternativa que evolucionar y, si alguien se siente demasiado romántico, que guarde su antena. A fin de cuentas yo aún conservo, de mi época de estudiante, una caja completa de disquetes de cinco pulgadas y cuarto. ¿Alguien hoy los recuerda?


Escriba aquí sus comentarios...
Por favor, llenar ambos campos.
   
Nombre:
Comentario::


Recomendado Recomendados
Sin excusas: ¿se hace o no se hace?
Fidel Castro: el fin de una era
Efecto post: tribulaciones de un cubano común
No hay pronóstico que valga
 
 

Inicio Libros Antologías Publicaciones Reconocimientos Mi desván Con voz propia
 
ARRIBA