Cuba
Edgar London
 
Edgar London
Reconocimientos
Mi desván
Con Voz Propia
Tamba Bay Cuba
Pero insisten en saber a quién le voy
Otros sitios
Cubaliteraria
Isliada
Lecturalia
Otrolunes
REMES
Vercuba
 




¿Llegó el fin de Hugo Chávez?
10 minutos - 20 de diciembre de 2012

Hugo Chávez
Hugo Chávez, otra vez en jaque
No vive sus mejores momentos, pero vive

Otros textos de interés
Raúl Castro y Berta Soler, una historia de amor
México lindo y herido
Sin excusas: ¿se hace o no se hace?
Fidel Castro: el fin de una era
Efecto post: tribulaciones de un cubano común

Una de las grandes interrogantes que se perfilan para el próximo año es la posibilidad (o no) de que Hugo Chávez se mantenga al frente de Venezuela. El cáncer no perdona poderes ni dinero y la cuarta operación a la que se sometió en La Habana el recién reelecto presidente bolivariano parece más delicada que las anteriores y empareja, en un difícil cincuenta y cincuenta, las más optimistas esperanzas depositadas sobre el futuro político del paladín del llamado socialismo del siglo XXI.

Las especulaciones no faltan (en realidad, nunca han estado ausente, por las más diversas causas) alrededor de la figura de Chávez, pero en la interrogante que ahora nos atañe (¿seguirá siendo el inquilino del Palacio de Miraflores?) la más clara señal de que algo grave sucede es que, por primera vez, el mandatario ha preparado a su vicepresidente, Nicolás Maduro, como candidato en unas eventuales elecciones que habrían de convocarse en caso de “algo” fallase. Aun cuando el fraseo popular pudiera justificar tamaña precaución con aquello de “curarse en salud”, difícilmente alguien calificaría así la previsión chavista pues en su caso no hay mucha salud sobre la cual hablar y “curarse” simboliza un verbo poco convincente para seguidores y detractores.

Resulta irónico, y hasta doloroso, que el cáncer le juegue tan mala pasada a Hugo Chávez después de haberse impuesto con amplio margen en los pasados comicios del 7 de octubre y ya se alistaba para retomar posesión de su cargo el próximo 10 de enero, lo cual, a propósito, le garantizaba (al menos de forma oficial) sujetarse al poder hasta 2019. Pero todavía más, desde una perspectiva internacional, los últimos sufragios representaron el ejercicio más democrático en la historia de Venezuela del presente siglo. La victoria de Chávez, por tanto, debe interpretarse desde dos ángulos complementario. La reelección, sí, mas entendida también como compromiso de la sociedad venezolana.

Por supuesto, son ríspidas especulaciones las encargadas de barajar los distintos horizontes que pudieran presentarse el venidero 2013. A propósito, la BBC, medio de comunicación que sigue de cerca el proceso, sintetiza tres únicas variantes: 1) Chávez reaparece y toma posesión; 2) Chávez toma posesión sin voluntad para seguir; 3) Chávez no llega a tomar posesión.

En realidad, si pretendemos que la democracia prime en Latinoamérica, esperemos que sea la primera opción la que se cumpla. Entiendo que muchos opositores no estarán de acuerdo conmigo, sin embargo, vencer a Chávez por causa del cáncer no resultaría triunfo verdadero. Desear que esto ocurra, además, no sólo me huele a derrota moral e incapacidad política sino que simboliza una rotunda señal de cobardía.

Deseemos pues que Hugo Chávez se recupere, que vuelva con bríos y que sea Venezuela (no un crecimiento desmesurado de células) quien decida su curso político.


Escriba aquí sus comentarios...
Por favor, llenar ambos campos.
   
Nombre:
Comentario::


Recomendado Recomendados
Sin excusas: ¿se hace o no se hace?
Fidel Castro: el fin de una era
Efecto post: tribulaciones de un cubano común
No hay pronóstico que valga
 
 

Inicio Libros Antologías Publicaciones Reconocimientos Mi desván Con voz propia
 
ARRIBA