Cuba
Edgar London
 
Edgar London
Reconocimientos
Mi desván
Con Voz Propia
Tamba Bay Cuba
Pero insisten en saber a quién le voy
Otros sitios
Cubaliteraria
Isliada
Lecturalia
Otrolunes
REMES
Vercuba
 




Un lobo, un gato y muchos escritores cubanos
10 minutos - 18 de diciembre de 2012

Juan Pablo Villalobos y Gatopardo
Villalobos en Gatopardo
Una ojeada a la literatura cubana

Más de Arte y Literatura
Kazuo Ishiguro, un Nobel bicultural
El Quijote, ese popular desconocido
Literatura en do re mi fa sol
José García Rodríguez y tres hermanas sin fronteras
El lado oscuro de la razón

Los encontré en Gatopardo, aunque debo admitir que la referencia me llegó desde Cuba. Cosa curiosa, pensé, y hasta vergonzante. Que me avisen desde mi propio país que en México se publicó un excelente artículo sobre literatura cubana y yo, que acá me encuentro, no me haya enterado.

Reconozco que no fue trabajo sencillo dar con el dichoso Gatopardo, la revista, para hacer honor a su nombre resultó bastante esquiva y, aunque supuestamente circula muy bien en la capital, por estos lares norteños parece que el minino no se encuentra a gusto, ¿quién sabe si a propósito del frío o las continuas balaceras? Evita Oxxos, universidades, quiscos esquineros y buena parte de las librerías que pueblan el centro de Saltillo.

Además, una vez que por fin la encontré, camuflada entre otras publicaciones (como las rayas del tigre tras las varas de bambú), resultó que tampoco era barata. Pero ya había dado con ella, no me quedó otro remedio que desembolsar lo necesario y llevarme el trofeo. Igualito al turista que de paso por África, caza a su león (después de haber pagado por el privilegio del asesinato).

Claro, en este caso, la víctima era mi bolsillo (malacostumbrado a las revistillas locales de cinco y diez pesos). No obstante, el ejemplar valió cada centavo. Su factura parece inmaculada, su diseño excepcional y, por si no bastara, el artículo causante de mis persecuciones fue mucho mejor de lo que esperaba.

Porque, seré sincero, ¿qué esperaba yo realmente? Pues más o menos lo mismo de siempre. Un tratado histórico literario sobre mi país natal. Sin embargo, el responsable del trabajo, Juan Pablo Villalobos, por fortuna evitó rescribir lo que ya otros habían atestiguado. Se hizo acompañar por un equipo de trabajo y viajó a la mayor de las Antillas para allí, in situ, intentar esclarecer ese fenómeno medio singular que es la literatura cubana.

Desfilan por sus páginas (a ojo de quien les escribe) conocidos y desconocidos, pero colegas todos de oficio. Antón Arrufat, Emerio Medina, Reina María Rodríguez, Francisco López Sacha, Alberto Garrandés, Anna Lidia Vega, Alberto Guerra, Ahmel Echevarría, Rafael Grillo, Leopoldo Luis, Jorge Ángel Pérez, Senel Paz, Jorge Enrique Lage y Orlando Luis Pardo (espero no haber olvidado a nadie) emiten opiniones, a ratos parece que dialogan y, en ocasiones, realmente lo hacen.

No faltaron las anécdotas, los sustos, las críticas, los comentarios insulsos y los insulsos que comentaron. El compendio no pudo ser más exquisito y, al menos, los entrevistados desplegaron un abanico representacional mucho más vasto que, por ejemplo, el que se pretendió exhibir en Saltillo durante la última Feria del Libro (con Cuba como país invitado).

Bien pues por Villalobos y Gatopardo (en bella y singular comunión faunística sostenida por cánidos y felinos). Me consta que no es común toparse con revistas de calidad. Afortunadamente, en esta ocasión se justificó con creces el portento. ¡Ah!, no puedo obviar un último comentario: para tranquilidad de mi propia autoestima, tras leer el artículo comprendí el porqué de tan rápida referencia de la revista al otro lado del mar (cuando yo no me daba por enterado). Uno de los escritores que Villalobos visitó fue el amigo que después me animó a buscarla. Obviamente, ya distinguía el aroma del gato.


Escriba aquí sus comentarios...
Por favor, llenar ambos campos.
   
Nombre:
Comentario::


Recomendado Recomendados
Sin excusas: ¿se hace o no se hace?
Fidel Castro: el fin de una era
Efecto post: tribulaciones de un cubano común
No hay pronóstico que valga
 
 

Inicio Libros Antologías Publicaciones Reconocimientos Mi desván Con voz propia
 
ARRIBA