Cuba
Edgar London
 
Edgar London
Reconocimientos
Mi desván
Con Voz Propia
Tamba Bay Cuba
Pero insisten en saber a quién le voy
Otros sitios
Cubaliteraria
Isliada
Lecturalia
Otrolunes
REMES
Vercuba
 




Mucho Wikipedia, Varguitas
10 minutos - 11 de septiembre de 2012

Mario Vargas Llosa
Una relación indecorosa
Wikipedia y el Premio Nobel

Más de Arte y Literatura
Kazuo Ishiguro, un Nobel bicultural
El Quijote, ese popular desconocido
Literatura en do re mi fa sol
José García Rodríguez y tres hermanas sin fronteras
El lado oscuro de la razón

La frase que da título a la presente columna no es mía. Desgraciadamente, su creador tampoco la firma, ¿quién sabe si por criticar al más reciente latinoamericano que se llevó a su casa el Premio Nobel de Literatura, el siempre polémico Mario Vargas Llosa? Evalúo su decisión y no puede menos que inquietarme las miles de réplicas que otros miles de intelectuales fieles al peruano pudieran dedicarle a este anónimo sujeto que, por un lado, descubrió y, por el otro, osó publicar el pequeño “fraude” del autor de “La ciudad y los perros”.

Resulta que en su columna Piedra de Toque, Vargas Llosa reseña un libro de Malachi Haim Hacohen sobre la infancia y juventud del filósofo Karl Popper y, en cierto fragmento de su artículo incluye el siguiente comentario: “La familia de Popper se había convertido al protestantismo dos generaciones antes de que él naciera en 1902 y su abuelo paterno tenía una formidable biblioteca en la que él, niño, contraería la pasión de la lectura. Nunca se consoló de haber tenido que venderla cuando se desplomaron las finanzas de su familia, que, durante su infancia, fue muy próspera.”

El problema es que Vargas Llosa no utiliza las bondadosas comillas y, la frase en cuestión, aparece textualmente en Wikipedia, al inicio de la biografía del vienés. Si se tratara de otro autor, este ligero “copy and paste” pasaría inadvertido, pero los lectores valoran la originalidad de un escritor, acorde a su estatura intelectual, y no a la inversa, como la lógica indica. En otras palabras, puedes ser tan creativo como quieras, pero si eres desconocido muy pocos apreciarán este don.

No obstante, si mañana tu nombre se hace habitual en los titulares de los medios de comunicación, entonces tus seguidores, que muy pronto aparecerán de la nada, te exigirán ser tan genial como sugiere tu fama, sin comprender que la fama es consecuencia y no causa de la (supuesta) genialidad.

De esta paradójica circunstancia es víctima hoy Mario Vargas Llosa, a quien no le faltan detractores y que, además, no siempre parece rumiar sus columnas con la misma paciencia que sus novelas. Aun así, no sé qué resulta peor, si la transcripción, tal cual, o el uso de una fuente tan poco fiable como la enciclopedia digital. De todas formas no creo que el suceso pase de considerarse una simple anécdota, (otra de tantas para el gran novelista), graciosa, eso sí, y que en lo personal me mueve a coincidir con las tres últimas palabras de su anónimo inquisidor: “mucho Wikipedia, Varguitas”

Dos acotaciones necesarias:

Primero: el título no coincide de manera literal con la frase publicada en Internet. Quise corregir un par de mayúsculas y agregar una coma, allí, donde lo propone la sintáctica castellana.

Segundo: La frase estuvo presente en Wikipedia, al menos, el 9 de septiembre (hasta las 9:06 PM, hora de México). Sería interesante comprobar si, tras este incidente, alguien no elimina o modifica la misma del sitio web.


Escriba aquí sus comentarios...
Por favor, llenar ambos campos.
   
Nombre:
Comentario::


Recomendado Recomendados
Sin excusas: ¿se hace o no se hace?
Fidel Castro: el fin de una era
Efecto post: tribulaciones de un cubano común
No hay pronóstico que valga
 
 

Inicio Libros Antologías Publicaciones Reconocimientos Mi desván Con voz propia
 
ARRIBA