Cuba
Edgar London
 
Edgar London
Reconocimientos
Mi desván
Con Voz Propia
Tamba Bay Cuba
Pero insisten en saber a quién le voy
Otros sitios
Cubaliteraria
Isliada
Lecturalia
Otrolunes
REMES
Vercuba
 




Los pavoneos del avestruz
10 minutos - 16 de agosto de 2012

Periodismo en México
Periodismo en México
Labor del más alto riesgo

Otros textos de interés
Féminas, farsas y fechas
México lindo y herido
Sin excusas: ¿se hace o no se hace?
Muerte con M de Mujer
En Colombia, la paz pierde, la democracia gana

Que nadie aplauda la detención del presunto líder del Cártel Jalisco Nueva Generación (y seis de sus cómplices), los cuales confesaron el asesinato de treinta y seis ciudadanos, entre ellos, el de cinco comunicadores. Considero que alegrarnos por esta noticia sería lo mismo que vitorear la destrucción de la punta de un iceberg, cuando lentamente emerge el resto de su volumen monstruoso.

Mientras, año tras año, las denuncias por la falta de seguridad para los trabajadores de los medios de comunicación en México van in crescendo y las autoridades meten la cabeza en lugares donde difícilmente llega el sol, como avestruces adinerados, resulta que ahora muchos pretenden pavonearse con la buena nueva y se ponen a cantar triunfos que, de tantas muertes, me siguen pareciendo una triste derrota.

Capturan a siete que ultimaron a treinta y seis. Ni aunque hubiesen capturado a treinta y seis que victimaron a siete tendríamos derecho a contentarnos. Ese tipo de proporciones sólo sirven para encabezar las noticias del momento, pero en términos humanos no funcionan las matemáticas. Toda muerte es infinita. Nuestro deber (y obligación para las autoridades en todos los niveles) es poner un alto definitivo a la impunidad y el desacato. Tarea que resulta extremadamente difícil cuando la corrupción corroe los pilares de las instituciones encargadas de la misma.

"En las declaraciones de los detenidos ante las autoridades ministeriales federales y estatales, hay reconocimiento y aceptación plena de los homicidios, de la manera cómo se efectuaron, de las autorías materiales, así como de los lugares donde fueron abandonadas las víctimas", precisó el procurador General de Justicia del estado de Veracruz, Amadeo Flores Espinosa.

Y pregunto ¿quién reconocerá y aceptará las responsabilidades por los homicidios o secuestros sin resolver del resto de los periodistas? No hablo de los autores operacionales, sino de los funcionarios que se lavan las manos con tales hechos y hoy buscan hacer leña del árbol caído, pero jamás se le da la misma cobertura, ni les apetece salir en cámara, a quienes son acusados de permitir estas atrocidades y, en ocasiones, (sino que le pregunten a Lydia Cacho) de fomentarlas.

México, que nadie lo olvide, sigue punteando entre las naciones donde mayores atropellos se comenten en contra de los comunicadores y, justamente ahora, no faltarán los medios que (recompensa por delante) crearán señales de humo para hacernos pensar que el problema se está resolviendo.

No. Bajo ningún maquillaje editorial y propagandístico debemos tomar esos espejismos como una verdad. En México la inseguridad sigue latente y si eres un comunicador, mucho peor. Y aclaro, no se trata de promulgar leyes. Si algo sobra en este país son las leyes y gente para incumplirlas. Las firmas de los acuerdos no pasan de ser fuegos fatuos que aprovechan los políticos para salir en las portadas de los principales medios. Irónicamente, los mismos medios que, después, están llorando a sus directores, escritores y reporteros.


Escriba aquí sus comentarios...
Por favor, llenar ambos campos.
   
Nombre:
Comentario::


Recomendado Recomendados
Sin excusas: ¿se hace o no se hace?
Fidel Castro: el fin de una era
Efecto post: tribulaciones de un cubano común
No hay pronóstico que valga
 
 

Inicio Libros Antologías Publicaciones Reconocimientos Mi desván Con voz propia
 
ARRIBA