Cuba
Edgar London
 
Edgar London
Reconocimientos
Mi desván
Con Voz Propia
Tamba Bay Cuba
Pero insisten en saber a quién le voy
Otros sitios
Cubaliteraria
Isliada
Lecturalia
Otrolunes
REMES
Vercuba
 




La aparente libertad de la información
10 minutos - 22 de mayo de 2012

Internet
El desencanto de Internet
De la información a la desinformación

Otros textos de interés
Las paradojas del iceberg
En busca del derecho perdido
Periodismo VS Literatura
En Cuba como en Gillette
Ciberliteratura al acecho

Resulta curioso denotar cómo, poco a poco, los ánimos por la democratización de la información ―gracias al auge de los medios informativos en cuanto a desarrollo y, en menor medida, en cuanto a su disponibilidad para las masas― va disminuyendo mientras la sociedad comprende que computadoras más rápidas y anchos de redes más potentes no implica necesariamente generar mejor conocimiento. Hoy nos percatamos que si bien es enorme la espiral de progreso tecnológico tanto mayor es la incapacidad humana para seguirle el paso a un ritmo tan acelerado de avances científicos.

El cuello de botella aparece allí, en primera instancia, cada vez que se necesita hacer uso de estos adelantos. Se presenta, entonces, la imagen de una serpiente que se muerde la cola y transforma la idea de acceder libremente a la información en una contradicción infinita, en tanto se necesita de conocimiento para poder usar Internet y sus múltiples componentes, pero dicho conocimiento, para ser dominado a cabalidad, requiere asimismo del uso de estos instrumentos. Me recuerda aquel chiste informático de mi etapa universitaria, donde una PC emite el siguiente mensaje de alerta: “Fatal error: mouse no detectado. Por favor, haga clic para continuar”.

Sin embargo, la cuestión no se reduce a la disponibilidad de los medios (aunque usualmente, por aquella máxima de que el ser social determina la conciencia social, quienes tienen computadora y acceso a la red de redes piensan que todos gozan del mismo privilegio) sino al correcto uso de los mismos. Puede que muchos tengan la facultad de subir sus comentarios a Internet, pero muy pocos cuentan con la sensibilidad y el talento para tratarlos de manera correcta.

En ese sentido me uno a las palabras de John V. Pavlik en su libro El periodismo y los nuevos medios de comunicación cuando apunta que “a las facultades y escuelas de periodismo les corresponde desempeñar un papel activo a la hora de educar para una actuación responsable en la creación de contenidos electrónicos, y liderar la configuración del comportamiento público en la red. Si vivimos de hecho en lo que el antiguo presidente de NBC News llama «la república electrónica», entonces es vital para la salud de nuestra democracia que todos los ciudadanos ejerzan enérgicamente los derechos que les garantiza la Primera Enmienda y disfruten de ellos plenamente, desde luego, pero también de manera responsable y ética”.

Por tanto, la pregonada libertad de información, gracias al desarrollo de los medios de comunicación no pasa de ser una esperanza condicionada. En este breve espacio he expuesto apenas dos de las causas que apoyan tal idea: acceso limitado a dichos medios y mal uso de la información. Podría sumar muchas otras razones y quizás lo haga. Esperemos pues a la próxima semana.


Escriba aquí sus comentarios...
Por favor, llenar ambos campos.
   
Nombre:
Comentario::


Recomendado Recomendados
Sin excusas: ¿se hace o no se hace?
Fidel Castro: el fin de una era
Efecto post: tribulaciones de un cubano común
No hay pronóstico que valga
 
 

Inicio Libros Antologías Publicaciones Reconocimientos Mi desván Con voz propia
 
ARRIBA