Cuba
Edgar London
 
Edgar London
Reconocimientos
Mi desván
Con Voz Propia
Tamba Bay Cuba
Pero insisten en saber a quién le voy
Otros sitios
Cubaliteraria
Isliada
Lecturalia
Otrolunes
REMES
Vercuba
 




Además de violencia... desempleo
10 minutos - 2 de febrero de 2012

Desempleo
Filas interminables en busca de trabajo
Endeble esperanza para muchas familas

Otros textos de interés
Féminas, farsas y fechas
Raúl Castro y Berta Soler, una historia de amor
México lindo y herido
Sin excusas: ¿se hace o no se hace?
Muerte con M de Mujer

Administraciones van, administraciones vienen, y problemas torales de la sociedad siguen vigentes. Mucho se comenta, por razones que no vale la pena argumentar (lógicas y trascendentales) sobre la violencia que azota a la entidad. Entiéndase no sólo México, sino Coahuila y, dentro del estado, sus dos principales víctimas: Torreón y Saltillo. Sin embargo, hay otros conflictos sin solución que se mantienen a la espera de respuestas.

El más importante de ellos es la escasez de empleo. Conflicto este que, más a la corta que a la larga, deviene caldo de cultivo para delincuentes. El incremento de la canasta básica, aunado al gasolinazo que cada segundo fin de semana del mes, nos regala la federación, de mano con la corrupción de muchos niveles institucionales y el cacicazgo de varios sindicatos, tienen atados de pies y manos a los integrantes de las familias. Ya no pensemos en las pobres, como suelen rezar los medios de comunicación de rigor, sino también a la clase media, mayoría en cualquier nación y que, en la capital coahuilense, sigue con la boca abierta y las manos extendidas para ver qué cae.

Resulta evidente que alternativas al estilo de los empleos temporales operan cual curitas sobre una hemorragia. Claro que se agradece (basta con preguntarles a quienes se aferran a dicho aliviadero) pero dista mucho de ser suficiente. El decremento en la creación de mega negocios derrumba la economía local, empobrece la ciudad, aterra a sus pobladores y obliga a vislumbrar espejismos (que se hacen pasar por oasis) en medio de la aridez de este desierto. Por ejemplo, mucho se publicita la creación de micro y pequeños negocios. “Sea su propio jefe”, suele rezar el eslogan. Sin embargo, quienes se embarcan en la aventura suelen terminar zozobrando al pie de un banco con un crédito a cuestas imposible de ultimar.

Justamente la falta de recursos en cualquier esquina o el sobreprecio de muchos ponen triste fin a las utopías de más de uno. Aun así, las bocas en los senos familiares siguen pugnando por su comida y es entonces cuando empieza a pensar el ciudadano común en una vía, no más fácil (que nadie se deje engañar con discursos políticos) sino única en la mayoría de los casos. Entiéndase el oficio mal habido. El dinero rápido y riesgoso que ponga a salvo el hogar, al menos mientras una bala no dictamine lo contrario.

Ojalá, (es ese mi deseo) que la actual administración se aboque en la concreción de buenos negocios (tarea difícil cuando los empresarios se ven asediados por el crimen organizado) y en los próximos seis años disminuya la tasa de desempleo. No es necesario ser estadista ni doctor para saber que, de lograrse este empeño, disminuirán también los oportunistas, los corruptos y todos aquellos que integran la peor lacra de nuestra sociedad. Tiempo al tiempo.


Escriba aquí sus comentarios...
Por favor, llenar ambos campos.
   
Nombre:
Comentario::


Recomendado Recomendados
Sin excusas: ¿se hace o no se hace?
Fidel Castro: el fin de una era
Efecto post: tribulaciones de un cubano común
No hay pronóstico que valga
 
 

Inicio Libros Antologías Publicaciones Reconocimientos Mi desván Con voz propia
 
ARRIBA