Cuba
Edgar London
 
Edgar London
Reconocimientos
Mi desván
Con Voz Propia
Tamba Bay Cuba
Pero insisten en saber a quién le voy
Otros sitios
Cubaliteraria
Isliada
Lecturalia
Otrolunes
REMES
Vercuba
 




América Latina sigue con las venas abiertas
10 minutos - 12 de enero de 2012

Chávez y Obama
¡Ahí te va!, dice Chávez
Un libro que es mucho más que un regalo

Más de Arte y Literatura
Kazuo Ishiguro, un Nobel bicultural
El Quijote, ese popular desconocido
Literatura en do re mi fa sol
José García Rodríguez y tres hermanas sin fronteras
El lado oscuro de la razón

Hay libros que merecen ser releídos una y otra vez. "Las venas abiertas de América Latina" es un buen ejemplo. Justo ahora, cuando el año comienza y muchos colegas en México juegan al gurú electoral (para estrenar presidente dicen algunos y para despedirnos del mundo, aseguran otros), encuentro que las tesis, los abusos y demonios que expuso Eduardo Galeano hace más de cuatro décadas, siguen vigentes y, lo que es mucho peor, gozan de excelente salud.

Texto crudo y certero, su contenido trasciende las librerías o los gustos personales para convertirse en un símbolo que puede ser esgrimido acorde a los más disímiles fines. Hugo Chávez entregó un ejemplar al presidente Barack Obama durante cierto efímero encuentro. El gesto sobrepasaba por amplio margen la galantería formal y devino, metafóricamente, una carta de presentación: “así somos” quiso decir el sudamericano; “así los tengo”, debió pensar el norteamericano, si acaso hojeó alguna vez el volumen.

En su momento Las venas abiertas de América Latina se sumó a la corriente cultural de la liberación y puso el ejemplo de un libro de tesis que conformaba, a la vez, una verdadera obra de arte. A través de la historia social del continente y de las claves de la situación que imperaban cuando fue escrito, explica (a la par que denuncia) el sistema de dominación capitalista mediante una narración no exenta de toques pedagógicos.

Claro que muchas cosas han cambiado. El propio autor ya no personifica el aliado ciego de la Revolución Cubana, una vez que esta aplicó pena de muerte a diestra y siniestra apenas sintió amenazada su imagen de sistema benévolo. Sin embargo, queda mucho caldo aún por recocer. Neoliberalismo, privatización, eficiencia, informalidad, atraer la inversión, globalización, son palabras que ya destacaba Fernando Martínez Heredia en una de las reediciones de este título, por el lejano 1999. Curiosamente son los mismos vocablos que siguen constituyendo el centro de atracción de la sociedad moderna y no se divisa un cambio próximo durante la actual centuria, a menos que algún cataclismo político-económico suceda. Algo a todas luces improbable pues la Historia ha demostrado no ser muy proclive a repetir eventos de gran envergadura y, del último de ellos, apenas emergimos desde finales del pasado siglo, cuando la mayor potencia socialista cambió su modelo teórico por uno, acaso menos justo, pero más práctico.

El mundo permanece girando y puede que tras la desconolización suceda una reconolización disimulada con nuevos cosméticos, menos evidente, menos publicitada, pero igual de agresiva y explotadora. El peligro a veces nos viene de afuera, a veces de adentro. ¿Qué pensar de un hombre que acapara en sus arcas la solución de la pobreza extrema para miles de familias? La repartición de las riquezas sigue siendo hoy tan delicada como medio siglo atrás y no es de esperar que cambie en 2012. No obstante, de la misma forma en que ciertos individuos no cejan en su interés por hacer dinero a costa de otros, menos afortunados, estamos quienes tampoco nos cansaremos de denunciarlos. Así pues este año apenas marca otro round en esta lucha por la justicia. No importa si todavía no nos sonríe la victoria. Me basta con dejar claro que la pelea continúa.


Escriba aquí sus comentarios...
Por favor, llenar ambos campos.
   
Nombre:
Comentario::


Recomendado Recomendados
Sin excusas: ¿se hace o no se hace?
Fidel Castro: el fin de una era
Efecto post: tribulaciones de un cubano común
No hay pronóstico que valga
 
 

Inicio Libros Antologías Publicaciones Reconocimientos Mi desván Con voz propia
 
ARRIBA