Cuba
Edgar London
 
Edgar London
Reconocimientos
Mi desván
Con Voz Propia
Tamba Bay Cuba
Pero insisten en saber a quién le voy
Otros sitios
Cubaliteraria
Isliada
Lecturalia
Otrolunes
REMES
Vercuba
 




Palabras que silencian premios
10 minutos - 6 de diciembre de 2011

Fernando Aramburu
Aramburu gana el Tusquets con su libro
Obtiene insultos con su entrevista

Más de Arte y Literatura
Kazuo Ishiguro, un Nobel bicultural
El Quijote, ese popular desconocido
Literatura en do re mi fa sol
José García Rodríguez y tres hermanas sin fronteras
El lado oscuro de la razón

El premio Tusquets ya tiene un nuevo ganador. Se trata del escritor Fernando Aramburu y la entrega oficial se llevó a cabo aquí en México, durante la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. Sin embargo, lo mejor de esta edición quizás no coincida con la entrega del galardón sino con la entrevista que el homenajeado ofreció al periódico español “El país” y cuyo titular no pudo ser menos polémico al asegurar que “los escritores vascos no son libres, están subvencionados.”

Aramburu es licenciado en filología hispánica por la Universidad de Zaragoza. Fue miembro del Grupo CLOC de Arte y Desarte, y es considerado uno de los narradores ibéricos más destacados de su generación. Ya anteriormente había recibido el Premio Ramón Gómez de la Serna 1997 y el Premio Euskadi 2001. Es autor de las novelas Fuegos con limón (1996), Los ojos vacíos (2000), El trompetista del Utopía (2003), Bami sin sombra (2005) y Viaje con Clara por Alemania (2010). Desde el año 1985 reside de forma permanente en Alemania, donde ha impartido clases de lengua materna española a descendientes de emigrantes. En 2009 abandonó la docencia para dedicarse de lleno a la literatura.

El jurado encargado de seleccionar al ganador en este premio estuvo compuesto por Juan Marsé, Almudena Grandes, Juan Gabriel Vásquez, Rafael Reig y Beatriz de Moura y calificó el libro Años lentos, del español, como “una escritura diáfana que, sin embargo, deja ver un fondo turbio de culpa en el marco de la historia reciente” de Euskadi.

Ahora, junto con la suma de veinte mil euros, Aramburu también ha heredado fuertes críticas. Su novela narra la vida de un niño de ocho años que va a vivir con sus tíos y sus primos, uno de ellos, enrolado en una incipiente ETA. Por ahí llega el dilema post literario. Y es que, en la entrevista concedida al país, tras obtener el premio literario, se puede interpretar que los escritores vascos no son fieles a su literario en medio de la historia más reciente.

“Por lo visto pisé un hormiguero”, asegura Aramburu en una carta a los intelectuales de esa región, “Aunque desde entonces me han llovido algunos insultos, me daría con un canto en los dientes si después de mi intervención temperamental ocurriera el milagro: que las zonas de silencio en Euskadi empezaran a vaciarse de escritores y hubiera un intercambio de pareceres, quizá un debate con las debidas formas de cortesía. Nada de esto quita para reconocer que la semana pasada me equivoqué y que lo siento.”

Disculpado o no, el mal ya está hecho y trabajo le costará a Aramburu hacer que pese más el galardón que sus palabras.


Escriba aquí sus comentarios...
Por favor, llenar ambos campos.
   
Nombre:
Comentario::


Recomendado Recomendados
Sin excusas: ¿se hace o no se hace?
Fidel Castro: el fin de una era
Efecto post: tribulaciones de un cubano común
No hay pronóstico que valga
 
 

Inicio Libros Antologías Publicaciones Reconocimientos Mi desván Con voz propia
 
ARRIBA