Cuba
Edgar London
 
Edgar London
Reconocimientos
Mi desván
Con Voz Propia
Tamba Bay Cuba
Pero insisten en saber a quién le voy
Otros sitios
Cubaliteraria
Isliada
Lecturalia
Otrolunes
REMES
Vercuba
 




México sin pies ni cabeza al filo de la crisis
10 minutos - 25 de agosto de 2011

México blindado
¿México blindado?
Hoy más parece un país desorientado

Otros textos de interés
Calderón y la utopía de las estadísticas
Deuda de un siglo y deudas de historia

Lo único peor a saber que estamos indefensos ante una contrariedad, es no saber ni siquiera cómo estamos. El primer escenario, mínimo, nos preparara psicológicamente ante el posible quebranto; el segundo, en cambio, nos puede conllevar a una toma de decisiones errónea que, a la larga, terminaría perjudicándonos aún más.

Desafortunadamente, en ese estado se encuentra México frente a la crisis que (otra vez) vive el vecino del norte y que, es de presumir, impactará en todas las naciones del mundo con mayor o menor fuerza.

Resulta curioso entonces que, de este lado de las fronteras, las expectativas no sólo son varias, sino contradictorias inclusive. Como es de esperar, el pueblo teme por las próximas subidas de los precios, tal cual sucedió en 2009 y, de camino, por las estrategias que imponga la federación supuestamente para paliar los vaivenes financieros, pero que, en buena medida, suelen ser peores que la misma subida de los precios pues también implica gravámenes exagerados. No olvidemos que “la verde” (no la camiseta de la selección nacional, sino la gasolina más económica) ya anda en 9,40 pesos.

Sin embargo, este 22 de agosto, el banco de inversión estadounidense Merrill Lynch presentó un informe con un panorama color rosa, saturado de finanzas públicas sanas, bajas perspectivas inflacionarias, saludables cuentas externas, fuertes bancos y reservas internacionales en niveles históricamente altos que permiten blindar a México contra la volatilidad económica mundial.

Calderón, por su parte, quizás para no alentar mayores esperanzas, se apresuró a aclarar que es “muy complicado” el escenario que enfrenta la nación e inmediatamente se arriesgó a comentar lo que no debía. Rodeado por un auditorio pletórico de empresarios, asociaciones civiles y académicos emitió un discurso meramente político... o sea, con exceso de palabras y ausencia de razones.

“Ante la adversidad que pueda presentar el mundo tenemos que hacer lo que hemos hecho: ser responsables en el manejo de las finanzas públicas, ser responsables en el manejo de las variables macroeconómicas fundamentales y por otro lado, seguir aumentando la competitividad del país”, expresado de otra manera, Calderón reafirmó lo que ya sabemos todos, pero nada dijo sobre cómo llevarlo a cabo con verdadero éxito.

En ese sentido, ¿a quién creer? A un banco extranjero o a un presidente cantinflero. La sociedad sigue en las mismas. Sin la opción de un horizonte claro que le indique la manera correcta de actuar. No hay mejor alternativa que recurrir a la experiencia brindada por la historia y, desde esa perspectiva, el supuesto blindaje de México se parece a esos chalecos antibalas que usa un policía. De nada sirve cuando el fogonazo va directo a la cabeza.


Escriba aquí sus comentarios...
Por favor, llenar ambos campos.
   
Nombre:
Comentario::


Recomendado Recomendados
Sin excusas: ¿se hace o no se hace?
Fidel Castro: el fin de una era
Efecto post: tribulaciones de un cubano común
No hay pronóstico que valga
 
 

Inicio Libros Antologías Publicaciones Reconocimientos Mi desván Con voz propia
 
ARRIBA