Cuba
Edgar London
 
Edgar London
Reconocimientos
Mi desván
Con Voz Propia
Tamba Bay Cuba
Pero insisten en saber a quién le voy
Otros sitios
Cubaliteraria
Isliada
Lecturalia
Otrolunes
REMES
Vercuba
 




Deuda de un siglo y deudas de historia
10 minutos - 7 de octubre de 2010

México en deuda
Hoy la deuda es también monetaria
Sin embargo, más pesa el déficit histórico

Otros textos de interés
Raúl Castro y Berta Soler, una historia de amor
México lindo y herido
Sin excusas: ¿se hace o no se hace?
Fidel Castro: el fin de una era
Efecto post: tribulaciones de un cubano común

México otra vez es la comidilla de la comunidad internacional. Afortunadamente no por asuntos vinculados al narcotráfico, mas sí por un suceso verdaderamente anecdótico. Se acaba de convertir en el primer caso latinoamericano que coloca un bono global a cien años por mil millones de dólares con el objetivo de paliar (al menos a corto plazo, después veremos) su grave situación financiera.

Precedentes ya existían para hacer honor a la verdad. China asumió un riesgo similar en 1996 —por 500 millones de dólares—, pero hasta el momento ninguna nación al sur del Río Bravo había optado por tal mecanismo. El secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, afirmó que lo anterior refleja la confianza y viabilidad que hay en México por parte de los inversionistas que demandaron dos veces el monto inicial.

Por su parte, Italo Lombardi, de la red bancaria internacional BNP Paribas, añadió que México "quizás está tratando de reafirmar (...) su estabilidad institucional". Recordemos que el país apenas emerge de una severa recesión el año pasado y espera cerrar 2010 con un crecimiento del 4.5 por ciento de su Producto Interno Bruto, mientras proyecta un incremento del 3.8 por ciento para 2011.

La emisión ocurre justo cuando el rendimiento de los bonos mexicanos se encuentra cerca de mínimos históricos, ante la entrada de inversionistas hambrientos de ganancias en un mercado global con escasas opciones atractivas. El mensaje es claro. El gobierno está dispuesto a hacer cualquier cosa con tal de salir del atolladero en que ahora se encuentra. No importa si eso mañana representará un gravamen bastante pesado para los sucesores que desfilen por Los Pinos. De cualquier manera a muy pocos les importa realmente lo que pueda suceder en el plazo de un siglo. El asunto toral —y en este punto convergerá la opinión de una inmensa mayoría— es salvar la precaria situación actual. A fin de cuentas para llegar a mañana tenemos que sobrevivir hoy.

Ahora bien, seamos francos. La sorpresa y el cuchicheo (no exento de críticas) que despierta la adopción de esta medida no hallan fundamentos lógicos cuando miramos el pasado no sólo de México sino de toda Latinoamérica. ¿Qué importa un bono más o un bono menos al margen de la cifra que represente? Los países de nuestro continente siempre han tenido al cuello la soga del endeudamiento. Las estrategias monopolistas pueden variar, así las formas de crédito. Tarde o temprano los recursos disponibles para efectuar el pago siempre terminan siendo los mismos: nuestra materia prima (engañosamente infinita para los explotadores), nuestra gente que se vende a bajo costo y la falta de una hegemonía nacional que solamente está presente en los discursos de los políticos, mas nunca en la toma de decisiones. No nos engañemos, la mayor deuda de Latinoamérica no se emite en bonos, ni se la debemos a terceros, la contrajimos con los mártires de nuestra historia desde el inicio de la lucha por la independencia.


Escriba aquí sus comentarios...
Por favor, llenar ambos campos.
   
Nombre:
Comentario::


Recomendado Recomendados
Sin excusas: ¿se hace o no se hace?
Fidel Castro: el fin de una era
Efecto post: tribulaciones de un cubano común
No hay pronóstico que valga
 
 

Inicio Libros Antologías Publicaciones Reconocimientos Mi desván Con voz propia
 
ARRIBA